El blog de Andorra Telecom

¿Que-tipos-de-firma-electronica-existen

Tabla de contenidos

¿Qué tipos de firma electrónica existen?

 

La firma electrónica es un método para validar documentos y contratos oficiales. ¿Quieres conocer cuáles son las distintas tipologías que se aceptan? Este artículo te lo explica. 

Las tipologías de firma electrónica que se aceptan

Hoy en día, las firmas electrónicas se utilizan con múltiples finalidades: comprar por internet, firmar un contrato con una empresa privada o realizar trámites en la administración. Ahora bien, dependiendo del contexto y del lugar, existen varios tipos de firmas.

Las firmas electrónicas tienen un tratamiento legal distinto en función del país. A veces, para determinados documentos, se exige un doble factor de autenticación o la utilización de mecanismos de cualificación. Por lo tanto, antes de nada hay que cerciorarse de esta cuestión. Tomar medidas de seguridad personales para evitar ataques informáticos también es conveniente. 

Asimismo, el Gobierno suele emitir certificados electrónicos personales e intransferibles, sirven para validar los documentos. En el caso concreto de Andorra, se emite un Certificado Individual de Personas Físicas que sirve, indistintamente, para trámites con la administración y con empresas privadas. 

En cualquier caso, sí existen tres tipologías más importantes de firmas electrónicas, de menor a mayor complejidad. Son estas: 

Firma electrónica simple

La firma electrónica simple es el estándar más sencillo que existe. Básicamente, consiste en escanear una firma o hacer algún tipo de símbolo que sirva para validar el documento. La idea es, pues, trasladar casi literalmente la firma que haríamos en un documento físico. 

El método de verificación, en este caso, es más sui géneris. Lo que se hará es comprobar si la firma del pasaporte, permiso de conducir o algún documento equivalente es parecida. Si a eso se le añaden otros datos personales que coinciden, se considerará que la firma es válida. 

Este tipo de firma se usa para transacciones o acuerdos de trascendencia económica limitada o inexistente y operaciones poco riesgosas. Y, para ello, es condición sine qua non que la empresa con la que se firma sea confiable. 

Firma avanzada

La firma avanzada requiere de más condiciones y, por eso, es más segura. En este caso, lo que se hace es introducir algunos elementos de complejidad para evitar las falsificaciones. Estas son las posibilidades:

  • Criptografía de clave pública: este tipo de firma tiene dos claves, que refuerzan la seguridad. En primer lugar, hay un código que conocerá el receptor de la firma, pero, para validar la firma, se utilizaría un segundo código que solo tendrá el emisor, y que será personal e intransferible. 
  • Inclusión de la fecha y la hora en la firma: uno de los problemas es el de la “atemporalidad” de las firmas simples. Pues bien, con este sistema no tendrías este inconveniente. En el momento de firmar, se incluiría la fecha y la hora de la misma, vinculada al código. 
  • Factor de autenticación doble: este sistema requiere de dos factores de autenticación, mediante la clave personal asignada y un código que te enviarían a un dispositivo tuyo de confianza. Así, se reducirían los riesgos de robo o phishing. Esto es algo que utilizan, incluso, varias redes sociales para verificar la identidad. 
  • Firma biométrica: la firma biométrica es otra posibilidad para evitar falsificaciones. Para ello, se captura en tiempo real la firma manual, lo que reduce las probabilidades de estafa. Esto es muy habitual, por ejemplo, en empresas de mensajería o servicios financieros. 

Por regla general, esta tipología de firma es la que más se utiliza para documentos legales o administrativos y con una cierta importancia. Las administraciones solo suelen aceptar esta modalidad, así como algunas empresas privadas para operaciones de gran cuantía. 

Firma cualificada

La firma cualificada ofrece el mayor nivel de protección, pero, también, de complejidad. Habitualmente, se exigen más datos de la persona con el fin de garantizar los estándares de seguridad que marca la Unión Europea a través del Idas (Reglamento 910/2014). 

Este tipo de firma, que se suele utilizar con las Administraciones, evita la suplantación de identidad. El motivo es que se utiliza un certificado que emite específicamente la Administración, a veces de uso único para una funcionalidad. También lo podría emitir una empresa privada, pero esto solo sucede en compañías lo suficientemente grandes o importantes. 

Hemos de señalar que la diferencia con respecto a las garantías de seguridad que se aportan es sustancial. De ahí que muchas administraciones la pongan como condición sine qua non si se quiere operar por internet, y que la única alternativa a este tipo de firma sea la presencialidad. 

¿Qué sucede? Que, para conseguir ese certificado, es necesario realizar unos trámites previos de identificación. En consecuencia, ese trabajo ya reduce, de por sí, las posibilidades de falsificación. 

Por lo tanto…

La firma electrónica es un método para garantizar tu seguridad y firmar documentos online con todas las garantías. Existen varias tipologías según la simplicidad y nivel de seguridad, y te conviene conocerlas. En Andorra Telecom encontrarás varias opciones de conectividad a internet que, además, puedes configurar para que sean más seguras. ¡Llámanos y te explicamos!

Comparte este artículo en redes sociales

Compartir en Twitter
Compartir en LinkedIn
Compartir en Facebook
Compartir en WhatsApp
Compartir por mail