El blog de Andorra Telecom

realidad virtual

Tabla de contenidos

¿Cuáles son los tipos de realidad virtual que existen hoy en día?

La realidad virtual es un concepto relativamente nuevo, pero en poco tiempo se ha convertido en una de las herramientas tecnológicas más populares e innovadoras de la actualidad. Esto se debe a todas las posibilidades que ofrece y al hecho de que puede aplicarse a ámbitos muy variados. Cuando hablamos de realidad virtual, nos referimos a un tipo de tecnología mediante la cual se crea un entorno simulado o ficticio que nos permite sentir como si estuviéramos en espacios o situaciones diferentes.

Originalmente, la realidad virtual surgió en el ámbito de los videojuegos. Sin embargo, actualmente esta tecnología se aplica a una amplísima variedad de sectores, como la medicina, el turismo, el entretenimiento, o la enseñanza en las aulas universitarias. Existen diferentes tipos de realidad virtual, que se diferencian en función del nivel de inmersión. Los comentamos a continuación.

Realidad virtual no inmersiva

La realidad virtual no inmersiva es la más habitual. Es aquella en la que los usuarios son más conscientes de que se trata de una realidad simulada, que no es real. Una de las características principales de este tipo de realidad virtual es que no requiere ningún tipo de accesorio adicional, como son las gafas 3D.

El ejemplo más claro de este tipo de realidad virtual son los videojuegos y los ordenadores. Puesto que permiten a los usuarios interactuar con varios espacios y encontrarse en diferentes situaciones que no son reales, en tiempo real. Dichos usuarios tienen la posibilidad de moverse, comunicarse con otros usuarios, y experimentar y descubrir nuevos mundos. Sin embargo, esto no supone, en ningún momento, que estos usuarios dejen de ser conscientes de que la realidad que están experimentando es simulada.

Algunas de las ventajas principales de este tipo de realidad virtual, con respecto a los otros, son el hecho de que, al no requerir ningún equipo adicional, resulta más económica. Los usuarios emplean herramientas como una pantalla de ordenador o una consola, y existe una amplísima variedad de posibilidades en cuanto a juegos y aplicaciones.

La realidad virtual no inmersiva no únicamente es aplicable al mundo de los videojuegos, aunque se trata de un sector con el que a menudo se relaciona este tipo de tecnología. Otro claro ejemplo de un uso cada vez más popular de este tipo de realidad virtual es el sector inmobiliario. Cada vez son más las inmobiliarias que emplean esta tecnología para ofrecer a sus posibles futuros clientes la posibilidad de realizar un tour virtual de las diferentes viviendas en las que podrían estar interesados. De esta forma, los usuarios obtienen una idea mucho más detallada de las características de dichos lugares, y tienen la sensación de encontrarse allí mismo.

Semi-inmersiva

El segundo tipo de realidad virtual del que debemos hablar es la semi-inmersiva. Podríamos decir que es un punto intermedio entre la no inmersiva y la inmersiva, puesto que combina elementos interactivos tanto del mundo virtual como del mundo real. A diferencia de la realidad virtual no inmersiva, la semi-inmersiva sí suele precisar el uso de un equipamiento adicional. Un ejemplo de realidad virtual semi-inmersiva es el cine 4D.

Este tipo de tecnología también se emplea mucho en el sector de la educación, así como en el sector industrial. También puede resultar de gran utilidad en el sector empresarial, puesto que varias empresas lo utilizan para mostrar a los clientes productos concretos, como muebles u objetos decorativos. Vemos, por lo tanto, que este tipo de tecnología proporciona una experiencia más realista que en el caso de la no inmersiva. 

Realidad virtual inmersiva

Finalmente, la realidad virtual inmersiva es, tal como su nombre indica, aquella en la que el nivel de inmersión es más elevado. Se trata de una experiencia más completa, puesto que te permite sentir que estás completamente inmerso en una realidad diferente. Requiere el uso de unas gafas o casco que se conectan al ordenador. Este accesorio cuenta con una pantalla que ocupa toda la zona de visión del usuario, de modo que este se siente completamente inmerso en el mundo virtual en cuestión.

El usuario no solamente obtiene una visión de 360 grados, sino que también se siente inmerso en este nuevo mundo mediante los demás sentidos. Se trata, sin duda, del tipo de realidad virtual más innovador, pero es importante ser conscientes de los inconvenientes que puede suponer para los usuarios. Un ejemplo de esto son posibles problemas de vista o la adicción, en el caso de las personas que hacen un uso excesivo de esta tecnología. Cabe destacar, sin embargo, la gran cantidad de ventajas y aplicaciones que puede tener la realidad virtual cuando se hace un buen uso de esta tecnología.

Está claro que la realidad virtual seguirá evolucionando, puesto que tiene una gran proyección de crecimiento y puede contribuir a importantes avances en una amplia variedad de sectores. Si te interesa la tecnología y quieres descubrir más curiosidades acerca de este ámbito, te invitamos a seguir leyendo el blog Connectem, de Andorra Telecom.

Comparte este artículo en redes sociales

Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en LinkedIn
Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on whatsapp
Compartir en WhatsApp
Share on email
Compartir por mail